Los beneficios del liderazgo consciente
22 agosto, 2019
Cómo pueden los algoritmos orientar a un alumno para elegir su carrera profesional
10 octubre, 2019

Cuatro ejemplos de decepción que podemos combatir

Quien mucho espera, se decepciona. Quien nada espera, se sorprende.

Aunque no va a ser fácil, voy a hablar de la decepción, el sentimiento de insatisfacción que nos produce a veces una persona, una marca o un producto o servicio. Seguro que habéis tenido esa sensación alguna vez, ya sea en el trabajo o en casa, por la calle o en alguna tienda, o hasta visitando una web o red social. ¿Pero a qué se debe?

Según Wikipedia, decepción es “el pesar causado por un engaño; un sentimiento de insatisfacción que surge cuando no se cumplen las expectativas sobre un deseo o una persona”.

Es curioso que antes de llegar a la decepción, solemos vivir dos emociones: la sorpresa y la pena. Es decir, que antes de decepcionarnos, damos una nueva oportunidad al engaño mediante la sorpresa, pero al final acabamos decepcionándonos. Una gran decepción puede desembocar en frustración y posteriormente en depresión.

Por ello, es importante aprender cómo evitarla o al menos reducirla, tanto en nuestra vida personal como profesional.

Para leer el resto del post, ir al blog de Contunegocio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.